Crónica del concierto de Wilco en Zaragoza (10/11/2007)

¡Y Wilco obro el milagro! ¡Se puede sonar medianamente bien en la Oasis! Pero antes de todo recapitulemos el grupo norteamericano Wilco volvían a Zaragoza con motivo de presentar su nuevo disco el muy setentero “Sky blue sky” y para tal evento se había elegido la sala Oasis dentro de la programación del “Muévete” que lleva el área de cultura del ayuntamiento.

Lo primero es decir lo privilegiado de Zaragoza por contar con una de las mejores bandas del panorama viendo los exclusivo de su gira por la piel de toro (Barcelona, Madrid y Bilbao, a parte de Zaragoza) hecho que para algunos viene a justificar el precio de su entrada (unos 30 y pico euros); lo segundo es constatar que el elevado precio exigía un emplazamiento de nivel y este que escribe no puede más que envidiar como en una ciudad como Bilbao van a poder disfrutar de esta magnífica banda en un escenario como el teatro Euskalduna (todo un lujo y lo que merece un concierto de este tipo) lo que debería hacer reflexionar sobre tener en Zaragoza una buena sala de espectáculos y no tener que pasar directamente de salas como la Oasis a directamente lugares que se exceden demasiado como la sala multiusos (que en este caso no hubiera estado mal) o el pabellón príncipe Felipe.

Pero bueno dejemos de lloriqueos, ya que la cosa era que el recinto elegido era la Oasis (con todas sus limitaciones, tanto sonoras como de ordenación del espacio), y vayamos a harina, es decir, al concierto en si. Así tras constatar el lleno hasta la bandera de la sala, Jeff Tweedy y los suyos como buenas estrellas se hicieron esperar unos 30 minutos, tras el correcto concierto de los teloneros Smile, para ser recibidos con gran estruendo cuando Jeff (enfundado con un gorro vaquero) y compañía asomaba por el escenario y comenzaban a desgranar los primeros acordes de “Either way” el tema que abre su ultimo disco. A partir de ahí una sucesión de temas de su ultimo disco (muy bien recibidos y coreados, incluso más que otros temas de discos anteriores) como “You are my face”, “Walken”, “Hate it here” o “Imposible Germany” junto con otros de discos anteriores (”Handshake drugs”, “Jesus etc”, etc) alternando así instantes más calmados (deudores de su ultimo disco) con instantes eléctricos donde retorcían la tradición del rock americano un poco para darle una vuelta de tuerca, así hubo momentos de folk-rock, country-rock o, simplemente, rock a secas mezclado en ocasiones (para este que escribe los momentos más intensos y emocionantes) con distorsión y experimentación (magnífica “Spiders”).Los americanos demostraron durante dos intensas horas (dos bises) que son unos instrumentistas de primera (aunque en algún momento me dio la impresión de que publico y banda estuvieron a punto de perderse en manierismos instrumentales que desviaran la forma del fondo, que son las canciones), que como banda de directo pocos le pueden hacer sombra ya que se muestran intensos, perfectamente sincronizados y engrasados; encima si a esto le unimos un Jeff Tweedy de lo mas comunicativo interactuando con el público pues simplemente decir que fue un concierto magnifico, 8 sobre 10, y lo dice uno que le gusta Wilco pero que no se encuentran entre mis bandas de cabecera; ¡y sonaron bien en la Oasis!! ¡Increíble!!