Pongamos que hablo de Madrid


Me he venido a Madrid a substituir a un amigo en su trabajo durante 2 semanas. Llevo aquí unos días y tengo ya una serie de impresiones de la capital las cuales no son muy alentadoras.
Madrid es una ciudad que nada más llegar notas que reina el caos, que no hay un orden claro, manadas, riadas, de gente se cruzan contigo, un lugar en el que siente eso de “una hormiga en el hormiguero”, donde miras a la gente y ves una especie de desgana y pasotismo (creo que te podría dar un infarto y nadie haría nada por ti).
Andas por una ciudad caótica, desordenada, un urbanismo desastroso que influye en el animo de la gente. Hay que pensar que la Villa de Madrid no se convierte en capital hasta 1561 por orden de Felipe II, es sabido que hubo pequeños asentamientos urbanos antes pero la historia de Madrid se puede decir que comienza allí. Y creo que la falta de un centro histórico claro le confiere esa falta de ordenación, algo que no pasa con ciudades como las que tienen la huella del asentamiento romano como Barcelona (Barcino), Zaragoza (Caesaraugusta), Tarragona (Tarraco), Málaga (Malaca), Sevilla (Hispalis), etc.
Junto con ese urbanismo caótico hay que hablar de esas arquitecturas que van unidas a ese urbanismo. Arquitecturas que van desde un modernismo mal entendido, hasta un horroroso neoclasicismo (esto no es patrimonio de Madrid sino de este estilo), mamotretos de ladrillo blanco absolutamente irracionales y megalómanas heredadas de haber sido la capital de España durante la dictadura franquista, edificios tataranietos de un racionalismo mal comido y peor digerido (si Gropius y Le Corbusier levantaran la cabeza!) que encima producto de esa especulación urbanística que carcome este país como un cáncer por esa maldita mentalidad feudalista de la posesión de tierras y que no tiene lugar en otro rincón mundial.
De todo esto resulta una ciudad dificilmente aprehensible, en la que no sabes muy bien hacia donde va el norte y donde va el sur, donde se encuentran los barrios o esas “magníficas” ciudades dormitorio.

Pero bueno no todo iba a ser malísimo, si hay que destacar algo de Madrid es esa obra de ingeniería que es el metro. Magnifico aparato que permite una perfecta comunicación entre toda la cuidad; bien es cierto que tiene una contraprestación que es que su uso provoca el desconocimiento de la ciudad a pie de calle.(Por cierto, un inciso, nunca habéis pensado en lo magnifico de semejante invento que data de principios del siglo XX; da que pensar como aguantan semejantes toneladas de arena y lo tranquilos que vamos bajo tierra como si nada; fin del inciso).
También destacar pues que Madrid como gran ciudad y capital del “imperio” español pues tiene digamos de todo en lo que ha cultura se refiere (música, cine, museos, teatro, aunque algunos teatros mas que sabor añejo huelen a naftalina y a rancio, y espectáculos de todo pelaje), tiene zonas de bares muy interesantes, otras deplorables, y tiene alguna gente amigable (a pesar de lo dicho al inicio) ya que el ser una ciudad que acoge a muchísimos ciudadanos de toda España (¿pero alguno de los que vive en Madrid ha nacido allí?) algo debe notarse en parte de sus gentes para un carácter abierto cuando los conoces, aunque también en muchos casos para mal.

Así que en conclusión, para mi Madrid pertenece a ese tipo de lugares que deberían ser imaginarios como si de Oz se tratase, una ciudad conservada en ámbar de la cual la caja tonta nos muestra lo más accesible de ella convirtiéndose en el gran plato de España (que se lo digan a los modernos madrileños).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: