Diario de un trabajador Expo

Hoy voy a empezar una nueva sección titulada “Diario de un trabajador Expo”.

Como podréis suponer este menda esta trabajando en la Exposición internacional de Zaragoza, dentro de el pabellón de Cataluña. Antes de que personas antiexpo me critiquen (en muchos casos sin saber) decir que necesitaba el trabajo (al margen de los que yo piense del evento), las condiciones son buenas (sobretodo por el hecho de que ¡tendré pase gratis a todos los conciertos que se celebren en el recinto Expo!), y que con esta nueva sección daré conocimiento de todo lo que acontezca a mi alrededor sea bueno o malo.

Para empezar decir que estoy sorprendido de la afluencia de gente estos días al recinto. Yo, debido a mi turno, comencé a trabajar este lunes y me sorprendió (por el día que era) la gente que había, mas de la que yo esperaba. Y no fue algo esporádico, ayer martes fue aún mayor. No puedo dar los datos del recinto en general pero en nuestro pabellón el lunes tuvimos unas 4000 y pico visitas, y ayer superamos las 5000. A favor del alto numero de visitas esta el hecho de que esta semana son muchas visitas de colegios antes de terminar las clases, pero no quita el hecho de que en mi caso que voy por la tarde (los colegios suelen venir por la mañana), la afluencia sigue siendo altísima (ayer unas 450 personas la hora).

Bueno después de comentar la aparente buena acogida de este evento decir que la gente, en general, se muestra bastante satisfecha. Ya no solo la afluencia sino la opinión final esta siendo favorable. Todo esto a pesar del evidente hecho de que faltan cosas por terminar y mejoras por realizar. Hay pabellones que han abierto “in extremis” o supuestas atracciones que no estarán disponibles hasta la semana que viene. En nuestro caso, nuestro pabellón ni tuvo ni ha tenido problemas (bueno estos días hemos tenido alguna pequeña incidencia técnica pero no ha sido nada). Se terminó a tiempo.

En mi caso, mi opinión personal, es que resulta evidente que falta cosas por hacer y por mejorar dentro del recinto. Me parece que los precios a la hora de comer o la bebida son algo desorbitados. Que la cantina de los trabajadores esta en un “zulo” en el subsuelo. La no presencia, creo, de una zona habilitada con internet ya que el otro día me lo preguntaban unos chicos ingleses, etc.
Pero sobretodo, si de algo puedo quejarme, es de como fue la recogida de acreditaciones para los trabajadores. Servidor se pego casi 4 horas de espera, la mayoría bajo la lluvia, para recoger su acreditación para poder entrar al recinto. Resultaba vergonzoso que solo hubiera una caseta prefabricada de 8×3 metros donde 8 personas facilitaban acreditaciones con un sistema de lo mas chapucero. Este “sistema” consistía en hacer cola y cuando llegabas a la caseta coger un número como en la carnicería y esperar que llegara tu turno. Lo mejor era que algunas personas, en esta caso de Randstad, cogían varios números y los pasaban a sus empleados. Los cuales los hacían rodar como si de un porro se tratara. Bien se vale que una pareja de Toledo, los chicos y chicas del pabellón de Galicia y un servidor nos percatamos y lo hablamos con el de seguridad. Fue una odisea mas larga que la de “La Comunidad del Anillo”.
La verdad, resultó bastante vergonzoso como estaba montado todo y gente, como la pareja que he nombrado, que venían para solo un día se llevaron una impresión nefasta de la Expo.
Bueno pero no todo será malo, ya que después de esto las cosas solo pueden ir a mejor. Me refiero en mi caso. Y la verdad es que si, por que el trabajo no esta mal. La gente con la que estoy es muy maja (incluso los jefes, por ahora), no se cobra mal y los conciertos son gratis. ¡Que me quiten lo bailado!

Esto ha sido por hoy. A partir de ahora todas las semanas intentaré hacer una o varias entradas contando sucesos interesantes sobre este macro evento que tantos odios y pasiones, que también las hay, despierta.
¡Adiós!

P.D: Un segundo. No quiero irme sin comentar algunas cosas interesantes de los pabellones y que pueden interesar a los visitantes. Por mis informaciones, en Filipinas dan masajes por la voluntad, en Japón dan té, en Rusia canapés rusos o en Suecia las azafatas parecen modelos (ya me veo a lo Jose Luis López Vázquez, ¡¡suecasssss!!). Bueno estos son algunos apuntes, hay más de los cuales me iré enterando.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: