Diario Expo

Bueno la Expo sigue, yo sigo en ella (con un resfriado de cojones), el pabellón continua con sus pequeñas polémicas generadas por la gente, la gente sigue con ganas de pasarlo bien, etc. Pero todo esto no esconde pequeños secretos y escándalos, que voy a narrar para que la gente lo sepa.

Por partes. He oido el rumor, verdadero o no, de que van a cerrar la cantina de trabajadores y las versiones de este hecho son contradictorias, unos dicen que sanidad les ha obligado y otros que es por que no estaban ya obteniendo beneficio como antes. Rumor, no se que de cierto habrá de esto. Habrá que esperar.

Otra cosa. Ayer mismo hubo un incidente en la zona subterránea de la Expo (ASI) donde se produjo un incendio en uno de los almacenes del pabellón de Nepal. Se rumorea que fue provocado y que gente nepalí vivía o hacia vida en el almacén (mas de un guardia les había visto cocinando, ¿por que no se hizo nada? Ahhh).

Más. Me han contado (ya sabéis cuidado lo que me contáis que todo lo casco) que unos guardias de seguridad han sido denunciados por agresión a unos trabajadores de un pabellón.
Ahora una serie de reflexiones, me dado cuenta de que todo el mundo de la Expo raja de ella pero para casi todos su pabellón es bueno y los demás no (jajajaja!!). Lo primero la Exposiciones universales que nacieron a finales del siglo XIX nacieron con la idea de que países y zonas muy alejadas se reunieran para expresar ideas novedosas (arquitectonicamente, artísticamente, logisticamente, etc). Algo que esta sociedad globalizada no tiene mucha fundamentación.

Esta Expo de Zaragoza nació con la idea del agua y su desarrollo sostenible. Es triste como ya no se esconde de forma evidente que esto es un negocio y como los propios pabellones les da igual esto. La gente se cree que viene a FITUR o a Orlando, y esto (en teoría) no debería ser una feria de turismo o un parque de atracciones. Pero claro son los mismos pabellones los que han llevado a que la gente crea eso, hay pabellones que el tema del agua ni en fotos y son bazares (India, Pakistan, Nigeria, etc). Luego hay muchos pabellones que si que se toca el agua tangencialmente pero todo de forma turística. Ayer me confirmaban que hay pabellones que han invertido muchísima pasta para promocionarse turisticamente, con miles de productos de merchandasing (que la mayoría terminaran en la basura) para promocionar el sitio. Soy fácil de engañar (o me dejo engañar) pero de forma tan evidente no, eso no. Hay pabellones que son a la vez divertidos y enseñan, Alemania por ejemplo (bendito espíritu alemán) hasta ahora el pabellón que mas he oído elogiar. En Cataluña he decir que el pabellón puede ser una mierda (no es una maravilla, “somos” sobrios los catalanes) pero al menos cumple o sigue el lema de la Expo. “Somos” unos ratas los catalanes que apenas damos a la gente (no tenemos ni pins, ni chapas, ni mierdas semejantes) pero mira tu que con esta puta actitud igual seremos de los que menos residuos generemos. Fíjate que hasta en eso los catalanes están avanzados a otras actitudes de España (jejeje). Como dice uno de los coordinadores muchos regalos dan otros pabellones pero dentro de meses la gente solo conservara el mapa que damos de Cataluña, y la verdad no me extrañaría.
Anuncios

Maestros del arte secuencial

Hoy voy a comenzar una sección mensual que se dedicara a hablar, explicar y desgranar las características de muchos de los más importantes autores (guionistas, dibujantes o autores completos) de este ya veterano y poco reconocido medio que es el cómic. El cómic es un medio de expresión grafica que genera bastante debate entre la mal llamada “alta cultura” por considerarlo “baja cultura” o “cultura popular”, cuando se trata de un medio con tantos años como puede tener el mismo cine e incluso más (tan artístico y a la vez tan banal, o más, que el mismo cómic pero no discutido como arte). Para ello esta primera columna desgranara, someramente, los orígenes de este medio.

Lo primero quiero referirme a cuestiones etimológicas, esto es, al nombre que este medio recibe. Ya que popularmente recibe el nombre de cómic, heredado del inglés y que podríamos decir que ya ha pasado a denominar de forma general todo este medio. Pero hay que decir que según en diferentes países adopta otros nombres igual de validos o que sirven para identificarlo geográfica y formalmente en la mayoría de los casos; así en Francia se le denomina BD o lo que es lo mismo bande dessinée (tiras dibujadas); en Italia fumetti (referencia a los bocadillos del comic que reciben ese nombre); quadrinhos (de cuadros en los que se enmarca la historia) en Portugal; en España (y Latinoamérica) historieta o tebeo (heredado de la mítica revista de mismo nombre, TBO) este último solo para España, y en Japón manga. De todos ellos hay que decir que probablemente este último es el que ha quedado más diferenciador (aunque en el fondo cómic es) con respecto a otras geografías por su procedencia oriental (lo cual no quiere decir que tanto el cómic, que así voy a nombrarlo genéricamente a partir de ahora, que se hace en Francia, Italia, España o EE.UU sea tanto o más personal que el facturado en oriente).

Bueno después de estas pequeñas consideraciones sobre nombre y procedencia, vamos a remontarnos a los orígenes del cómic. Como es normal y como pasa en muchas artes, cine de nuevo (me refiero mucho al cine ya que su nacimiento es casi coetáneo y se podría decir que ambos se han influido mucho a pesar de ser lenguajes diferentes), el comic tiene muchas influencias o precedentes anteriores a lo largo de la historia. Muchos han querido ver en los grabados (sobre todo los caricaturescos o el Ukiyo-e en Japón en referencia al manga), códices, etc. una influencia. Hay que mencionar que el término manga esta cogido por el gran Osamu Tezuka del enorme Hokusai que designo así una serie de dibujos suyos que formaban historias en el siglo XIX. En Europa los precedentes claros se encuentran a mitad del siglo XIX con el advenimiento de la sociedad industrial y de los magazines de prensa. En este contexto habría que destacar los grabados (litografías en muchos casos) e ilustraciones para estos medios de Gustave Doré y Honoré Daumier, en los que ridiculizaban a las clases políticas y cuyo estilo grotesco y caricaturesco es precedente tanto de cómic como de las modernas tiras de prensa.

Hasta ahora eran precedentes pero con el advenimiento de la prensa escrita debemos ya hablar de algunos de los padres del cómic moderno. En libros y enciclopedias se suele considerar el inicio del comic con la publicación del Yellow Kid el 16 de febrero de 1896 en el New York Journal por Richard Felton Outcault. Se trataba de la primera vez que se integraba la secuencia de imágenes con el uso de diálogos. Otros padres del cómic que fueron contemporáneos a Outcault fueron George Herriman y Winsor McCain. Ambos se pueden considerar como los que llevaron al cenit el lenguaje del cómic en prensa con sus series Krazy Kat de Herriman en 1907 (que fue publicada por el magnate William Randolph Hearst al cual le encantaba) y Little Nemo de McCain en el Herald en 1905 (y posteriormente también con Hearst). Estos 2 autores pueden ser considerados los Griffith, Keaton o Chaplin del cómic. Establecieron gran parte de sus pautas e innovaron en el diseño de página y los encuadres. Además ambas series presentaban unos argumentos increíblemente innovadores para la época. En Krazy Kat, Herriman desarrollaba un sentido del humor y del gag que le emparentaba con lo absurdo e incluso lo dadaísta (narraba la historia de una gata, algo ambigua la verdad, que sentía pasión por el ratón Ignatz que tenía la costumbre de lanzarle ladrillazos a la cabeza, signo que era tomado por Krazy como señal de amor pero a esto había que sumarle el policía Bill Pupp, enamorado de Krazy pero demasiado tímido para declararse y que intentaba evitar las agresiones de Ignatz). Mientras McCain en su Little Nemo hacía un despliegue de técnica grafica e imaginación que le emparentaban con el surrealismo (Nemo era una niño de 6 años que todas las noches al dormir viajaba a Slumberland, país de los sueños).

Después de estos vendría el auge de las tiras de prensa con series como Terry y los piratas de Milton Caniff, The Phantom, Popeye, Dick Tracy de Chester Gould, Tarzán de Hal Foster, Flash Gordon de Alex Raymond, The Spirit de Will Eisner, etc. De alguno de ellos hablaremos en posteriores entradas.
Ya en los años 30 empezarían a aparecer las primeras compañías de comic books, pero eso ya es otra historia.

Como veis la época dorada de la prensa estadounidense supuso el inicio y primer desarrollo de este fantástico medio que conocemos como cómic, historieta, BD, fumetti o como lo queráis llamar.

Hasta otra!

Recomendaciones:

  • Entender el cómic (Astiberri) de Scott McCloud; autentico ensayo en forma de cómic donde narra los mecanismos de creación y comunicación de este medio, además de ser inteligente es divertido. Imprescindible.
  • Krazy Kat (Planeta) de George Herriman.
  • Little Nemo (Norma) de Winsor McCain.
  • Terry y los piratas (Planeta) de Milton Caniff.
  • Tarzán de los monos (Planeta) de Hal Foster.
  • Flash Gordon (Planeta) de Alex Raymond.