Lo que tiene poseer cosas (o intentarlo)

Bueno, pues estamos otra vez a vueltas con la SGAE, con los derechos de autor, etc. Todo motivado ahora por la descarga P2P. Bromas de Ramoncin aparte, me parece que la SGAE es “la mafia organizada” pero voy a explicar algunas cosas o anécdotas para que veáis su modus operandi. Pero antes de eso decir que me parece muy lícito que los autores quieran defender su obra pero también que no me vengan con milongas ya que los que realmente sacan dinero son los que tienen dinero, me explico. Con el anterior y polémico impuesto sobre los “cedes” y “deuvedes”, que ya unos cuantos juzgados le dieron la razón a otros tantos consumidores, sobre pagar un canon por algo que no sabes si va a ser para grabar información con derechos de autor o la comunión de tu sobrino. Pero bueno creo que este punto esta más que tratado pero al hilo del mismo me extraña que pongan el grito en el cielo contra la descarga de Internet cuando ha facilitado el conocimiento de grupos o autores que, es posible, que no hubieras adquirido con la compra original y con ello, es posible que cuando se acerque a tu ciudad más cercana uno de estos grupos o autores te gastes lo que vale el “cede” en un concierto. Bueno tema también comentado más de una vez pero sigo relacionando, el quid está en que si los cánones aplicados se distribuyeran por igual entre los artistas (equitativamente) pero no es así, ya que la SGAE lo distribuye en función de las ventas de cada uno (suponen que el que más vende es el más “pirateado”). Así pues “papito” se lleva un pastón y mi primo y su banda unas migajas, por ejemplo.

Pero voy a dejar esto por que son polémicas que probablemente todo el mundo conoce y de las que tiene una opinión formada sobre ellas. Voy, como he dicho lineas más arriba, a contar una serie de hechos y anécdotas de como actúan Borau & co. Por ejemplo contar, que no se si todo el mundo sabe, que la SGAE es la propietaria de todos los derechos de reproducción de la música cubana, ya que Teddy Bautista sabiendo que en Cuba no existen los derechos de autor (no hay propiedad) le pidió a su “amigo” Fidel que se los cediera para fuera de Cuba. Y así fue. Ganan dinero con algo que no es suyo (y que los herederos no han dado permiso), mostrando su punto de vista puramente mercantil y de negocio (la SGAE es una empresa que tiene que ganar dinero).

Pero mi favorita es, sin duda, la de este verano en la ExpoZaragoza 2008. Como sabréis algunos que hayáis leído anteriormente mi blog, estuve trabajando en el pabellón de Cataluña. Pues bien un día de mediados de julio se presenta un señor bien trajeado y simplemente deja una carpeta en el mostrador, sin nombrar que es de la SGAE, y dice: “esto es una factura que tenéis que pagar”. Puro gangsterismo. La factura era por la reproducción de los audiovisuales de cada pabellón. Me explico, la organización Expo firmó, después de empezada la muestra, un acuerdo con la SGAE del cual no tenían conocimiento ningún director de pabellón (con lo que podéis imaginar la sorpresa de muchos). La “minuta” del de Cataluña ascendía a unos 3000 euros, ya que los señores de la SGAE (que de tontos tienen poco por que pelo también les queda el justo) cobraban en función de ¡los metros cuadrados del pabellón! No por el número de audiovisuales expuestos. Y aclarar que el pabellón de Cataluña era uno de los más pequeños. Pero es que esto alcanza cotas esperpénticas cuando sabes que los audiovisuales son un encargo a un/a realizador/a al cual ya le habían pagado el encargo (en nuestro caso a la realizadora Rosa Berges). Pero los señores no estaban satisfechos y encima se ponían exigentes enviando a las semanas cartas en las que instaban a pagar o recurrirían a medios legales (quitando los medios legales parecía una carta mafiosa). Esto pone de manifiesto lo que es la autoridad de lo que ya es un poder factico, al cual ni una empresa encargada por la Generalitat de Cataluña puede escapar y ¿si no pueden ellos, nosotros qué?

Bueno simplemente quería contar este par de cosas, que supongo que a los que están en contra de la SGAE no sorprenderá y los que están a favor (sus razones también tienen) quizá les haga ver las cosas desde otro punto de vista aunque sigan pensando de forma favorable sobre esta organización.

Bueno chicos/as es sábado y como dije el finde pasado: si bebes “pilla” taxi.

Anuncios

Fiesta en el Desafinado este viernes

Este viernes hay fiesta en el Desafinado café de Zaragoza o bueno exactamente fiesta no, lo que pasa es que “pincha” mi primo (Radio Malone) y para que vea que me acuerdo de la familia pues aquí que lo nombro. Será a partir de las 8. Los detalles de la dirección del sitio (y lo que queda de programación estos días) vienen en el cartel.

Crónica oscura

Pues resulta que no estaba de parranda.

(des)artículo el submarinauta

A continuación voy a poner un largo artículo que había preparado para los “amigos” de “El Submarinauta” con los he colaborado unas cuantas veces. Para los que no lo sepan (muchos supongo) “El submarinauta” es un magazine virtual y este artículo estaba realizado para que aparecía para este mes de Noviembre. Iba a reseñarlo con un enlace a la página del nombrado magazine pero como veo que no lo han incluido pues aquí lo dejo, que mi tiempo me costo:

INFORME POP INDEPENDIENTE 2008: VIRTUDES Y VICIOS

Hola chicos y chicas, aunque solo estamos a noviembre este que aquí escribe se dispone a desgranar un poco lo que hasta ahora ha sido el año fuera y dentro de nuestras fronteras, dentro de ese cajón de sastre que es el pop y el rock independiente. Así, también, los que todavía compréis discos (la industria os bendiga) sepáis que elegir para regalar a aquel pariente que solo compra música en navidad.

Como comenzar, pues, quizá, lo mejor es hacerlo con los destacados y hay que decir que hasta ahora 2008 ha sido un buen año, probablemente no brillante pero un buen año. No es un año de grandes nombres (entendido como grandes “hypes”) ni tampoco ha sido un año de grandes revoluciones, un poco nos quedamos como estamos que no se esta tan mal. Ha sido un año de retorno de pequeños grandes nombres que han editado disco. Así uno de los grupos importantes de la década y autores de uno los discos del 2006 como son Tv On The Radio han vuelto con nuevo disco, “Dear Science”. Aunque no supera a su antecesor este nuevo Lp demuestra que los de New York son unos una de las bandas más (sino la más) “cool” de esta década, pocos manejan tantas influencias (y tan bien) como ellos (pop, rock, noise, hip-hop, samples, vanguardia, etc) y fabrican temazos de su calibre, cosa esta última que queda clara en su disco (Halfway Home, Dancing Shoes, Golden Age, DLF, etc). Son más accesibles que en discos anteriores pero no menos revolucionarios.

Otro de los nombres importantes del pop que ha editado disco este año son los, también, yanquis Death Cab For Cutie, que se han convertido en un autentico grupo de masas en su país (su disco fue nº1 la semana de su edición, aunque también mucho tiene que ver la involuntaria promoción que la serie juvenil The OC hizo del grupo) lo cual llena de esperanza por que haya vida inteligente en los consumidores masivos de música. Digo esto por que su asalto a grandes audiencias no supone una traición a sus presupuestos musicales, al contrario su disco (Narrow Stairs) supone una recuperación respecto al medio patinazo de “Plans” y se sitúa cercano al “Transatlanticism” (uno de los discos destacados del año 2003). Canciones de poderío musical y a la vez melódico, que no resultan evidentes, sino me creen escuchen temas como I Will Posses Your Heart, Bixby Canyon Bridge o Grapevine Fires entre otras y díganme si este disco no merece estar entre los destacados de este año.

Unos cuantos de los representantes imprescindibles de la americana han sacado disco este año, Micah P. Hinson, Conor Oberst y Lambchop. Empezando por los últimos, su disco, “OH (Ohio)”, supone unos esquemas que harán las delicias de sus fans de siempre pero que comienzan a repetirse y puede que, glups, cansar. Micah P. Hinson por contra se encuentra en gran forma, como dieron buena cuenta quienes asistieron al FIZ zaragozano, y su disco (Micah P. Hinson and The Red Empire Orquesta) sigue siendo un gran disco que incluso resulta menos deprimente. Pero el que realmente merece mención especial es Conor Oberst no por que su disco sea bueno, que lo es, sino por que este chico (tiene 28 años) ahora con su nombre, antes con el alias de Bright Eyes, ha editado más de una decena de discos (atentos a su producción que ronda las 15 referencias a su edad) que no bajan del notable y por cuyas letras se le ha comparado con el astro Bob Dylan, palabras mayores.

Ha habido otros nombres destacados de lo que llevamos de siglo que aunque no han sacado disco largo no se han mantenido ociosos, así nombres importantes como Antony o Animal Collective han editado sendos Eps la mar de jugosos (sobretodo el del colectivo animal), “Another World” el del primero y “Watercurses” el de los segundos. Antony reincide en su vena melodramática que tan bien se le da y los Beach Boys del nuevo milenio continúan puliendo su pop libre de corsés pero con canciones más concretas en la senda del gran “Strawberry Jam” (uno de los discos destacados del pasado año, nombrado por algunos disco del año).

Pero no todo son nombres más o menos conocidos, también tenemos bandas que han comenzado a despuntar este año con notables, o más que notables, discos. Son los casos de los norteamericanos Fleet Foxes con ese maravilloso folk preciosista de raíz pop (barroco) que desplegan en su disco homónimo donde se hace difícil destacar alguna canción de lo buenas que son todas, uno de los mejores discos del año; The Dodos donde conjugan un pop-folk extraño pero adictivo en su más que recomendable disco “Visiter” que recuerda por momentos a los grandes Violent Femmes (canciones como “Jodi”, “Ashley” o “Red and Purple” certifican que hay talento), los neozelandeses The Ruby Suns que demuestran, con “Sea Lion”, lo bien que ha calado la influencia de Animal Collective en algunas bandas o los californianos No Age que facturan el interesante “Nouns” donde nos ofrecen un buen menú de noise-pop del bueno donde unen estribillos y ruido de forma precisa (Teen Creeps es un buen ejemplo). Todos ellos discos más que notables y muy destacados.

Pero si por algo destaca este 2008 es por la vuelta de varios nombres importantes de la década pasada con mejor o peor pie. Con buen pie ha vuelto David Holmes, el celebre dj irlandés vuelve con un disco de raíz rock (como su exitoso Bown Down to The Exit Sign) donde igual recoge influencias de rock psicodélico de los 90 de bandas como Jesus and Mary Chain o Primal Scream, como de bandas Krautrock como Can o La Düsseldorf.

Otro nombre de gran lustre en los 90, y que parece que ha perdido luz en este nuevo siglo, hablamos del hombre de aspecto siempre adolescente, Beck. Su nuevo disco “Modern Guilt” venia con el sambenito de ser una nueva recuperación del genio de “Odelay” o “Midnite Vultures”. Su asociación con uno de los productores de moda Danger Mouse (50% de Gnarls Barkley) así lo prometía pero los que esperaban un retorno a parajes más festivos estaban equivocados. Se trata de folk y rock (incluso toques funky) de aire algo setentero con ese toque marciano o psicodélico de Beck (“Gamma Ray”, “Orphans”, “Chemtrails”, etc) que supone un paso adelante respecto a patinazos como “Sea Change” o “The Informator” o retornos a deshora al pasado (“Guero”). No es un disco del todo acertado (patinazos como Replica o Soul Of Man) pero es el mejor disco suyo en esta década y esperamos sea su salida del agujero en el que lleva desde el 2000.

Una de la bandas emblemáticas de los 80 y 90 volvía sin que tampoco haya causado mucho revuelo, hablo de REM. Todo quizá debido a que su anterior disco podría calificarse como el peor de su ya larga carrera, también por ello solo lo podían hacer mejor y este disco es mejor que el anterior donde intentan recuperar el lustre de años atrás en lo que no deja de ser un ejercicio de estilo que no supone nada nuevo aunque siempre pueden dejar algunas canciones destacadas (Supernatural Superserious, Houston o Living well is the best revenge).

Volvemos ahora la vista de nuevo al Reino Unido para fijarnos en un grupo destacado de los 90 que ha sacado disco este año (no no, no es Portishead para ellos me reservo para más adelante), estoy hablando del proyecto de Jason Pierce, Spiritualized. Ha vuelto con disco, “Songs in A&E”, después de su enfermedad (una pulmonía que casi le cuesta la vida) y de la que afortunadamente retorna recuperado de energías después del patinazo de “Amazing Grace”. Aquí también desnuda algo su sonido pero a diferencia de su anterior disco, el nombrado antes, conserva la grandiosidad (“Soul On Fire” su primer singles es prueba de ello) y no sufre la falta de nervio que adolecía el otro, introduce pasajes cercanos al folk que renuevan y dan un aire optimista y campestre por momentos (Baby I´m Just A Fool, uno de los mejores temas del disco). Un buen regreso para un notable disco.

Y otros británicos de gran lustre que vuelven son la banda de Robert Smith, The Cure. Pues vuelven con un disco “4:13 Dream” que demuestra lo apuntado hace unos cuantos años, lo mejor de su producción paso hace un buen tiempo. De todas formas no les resta categoría, lo que hicieron en los 80 es tan bueno que hagan lo que hagan ya da igual están por encima del bien y del mal, y aún se puede encontrar alguna canción interesante. Pero bueno un disco menor tanto para ellos como para el conjunto del año.

Otro que ya se le perdona todo lo que haga es nuestro australiano favorito, Nick Cave que ha vuelto con su malas semillas este 2008. Pero este en cambio nos entrega un disco “Dig Lazarus Dig”, que tampoco estará entre lo mejor de su discografía, pero que tiene gran nivel y nos trae al Nick Cave más duro y más relajado a partes iguales (“Dig Lazarus Dig” o “Hold on to yourself” respectivamente por ejemplo), recoge un poco muchas de las facetas de míster Cave. También demuestra que las “malas semillas” ahora mismo son una de las mejores bandas de acompañamiento del mundo.

Antes he comentado que no ha sido un año de grandes “hypes” pero haberlos haylos. Hablemos primero de unos de los que más repercusión ha tenido, los ingleses The Ting Tings. Esta banda resultona pero intrascendente factura algunas canciones pegadizas pero que no dejan poso alguno en su disco “We started nothing”. Algo, bastante más, de enjundia tienen Vampire Weekend, los también ingleses facturan en su disco homónimo un tratado de pop saltarín y alegre, y que además bebe de diversas influencias como la world music o los Talking Heads más accesibles. Otra banda a mirar con lupa son los escoceses Glasvegas, apadrinados por Alan McGee (descubridor de bandas como Jesus and Mary Chain, Teenage FanClub, My Bloody Valentine y Oasis) esta banda bebe sin rubor de las melodías pop de los 50 y 60 y la banda de los hermanos Reid nombrada antes (JaMC). Sin ser nada nuevo facturan unos cuantos hits más que interesantes (Flowers and Football Tops, Geraldine, Daddys Gone, etc).

Desde el otro lado del atlántico nos llegaba otro de los pequeños “hypes” que en este caso venia asociado a Antony y al sello de James Murphy DFA records. Se trata de un proyecto del productor Andrew Butler que trae a palestra la disco music, el house más gay (hi-nrg) y del que no hay duda de que se trata de un claro “hype” que cuenta con la baza de tener ese gran hit que es “Blind” cantado por Mr. Hegarty. Desde la vecina Canada nos llegan Crystal Castles con su fusión bizarra de electrónica de video juegos y estética Electroclash nos regalan una de las rarezas a destacar del año y que recupera el espíritu gamberro-freak para la pista de baile. Punto a favor para ellos.

Otros grupos como Hot Chip o Bloc Party que fueron en su día “hypes” también han editado discos (“Made in Dark” e “Intimacy” respectivamente) que seguramente encantaran a sus fans pero al resto harán pensar que su supuesta fama es inmerecida.

En el capitulo de mayor decepción quizá deba poner a mis queridos Primal Scream que han facturado el flojo “Beautiful Future” donde repiten fallos y sus trucos de siempre ya no funcionan o resultan algo cansinos ¡Bobby hay que espabilar!

Ahora si que voy ha hablar de uno de los nombres que ha copado o copará todo 2008, hablo de la vuelta de Portishead. En mi caso tampoco quería ponerlo en el capítulo de decepciones pero quizá sea así. A pesar de buenas críticas recibidas el debate esta allí, siempre se ha dicho que tengas cuidado con tus deseos por que se pueden cumplir y así fue. Volvieron y no hicieron un disco que fuera igual a los de antes (algo que deseaba) pero eso no quiere decir que ya sea un gran disco. No es un mal disco, es buen disco pero, por supuesto, no es la obra maestra que si eran los 2 anteriores. Se dedican a irse por la tangente y mudan su piel con influencias ahora del rock más experimental (Krautrock alemán) y tiene buenas canciones pero pierden todo el carácter urbano que respiraban sus 2 discos anteriores. Decía Geoff Darrow que no tenia sentido repetir los mismos trucos de bombo que antes y tiene razón pero es que es difícil reinventarse y reinventar un estilo (esos trucos eran la bomba a mitad de los noventa, algo completamente nuevo); además cuando estos 2 últimos años hemos visto el ascenso de un estilo urbano que es el hijo bastardo de eso que se llamo Trip-hop, el dubstep, que probablemente (y sin quererlo) los generadores (Skream, Burial o Kode 9) de este estilo han mostrado cual era la evolución de lo que debería ser ahora el Trip-hop (el estilo urbano del siglo XXI). Ahí lo dejo.

Volveré en breve con el resto del informe de lo ocurrido en nuestro país.

Odiosas comparaciones

Estoy leyendo en la edición digital del El País una entrevista que le hacen a Brandon Flowers (madre mía que nombre…) el cantante de The Killers, sobrevaloradísima banda a la que me puede una subjetividad extrema: los odio y me parecen una mal banda.
Bueno, el chico suelta algunas perlas sin desperdicio y aparte de nombrar en una misma entrevista a The Killers con Beatles y Rolling ( que eso es como decir que el equipo del pueblo de mi madre juega en la Champions y no en regional), nombra la banda que esta en boca de todos los grupos que van al asalto de la ondas de todo el mundo, hablamos de la banda de “ese muchacho que un día salio de Dublin con una maleta cargada de sueños” (Joaquin Reyes dixit), U2. Las verdad que si se pueden comparar con los de Dublin en lo malo de sus 2 últimos álbumes, cogiendo sus peores tics (como le pasa a Chris Martin que mataría por que Coldplay fuera U2) pero es cierto que este servidor debe confesar (¡lo confieso!) que fue admirador de los de Bono en mi tierna adolescencia con discos como The Joshua Tree, Achtung Baby o Zooropa. Incluso me gusta Pop aunque solo sea por el elemento de nostalgia. Creo que los de Bono tuvieron algunos momentos interesantes en su carrera pero para mí fue su etapa de los 90 cuando se creyeron los más modernos del momento (no lo eran en general pero quizá si del mainstream), se fijaban en lo que se hacía en los margenes del pop (no hacían duetos con Mary J. Blige y mierdas de esas) y tenían amigos tan “cool” como Win Wenders. Para muestra un botón, un vídeo donde se inspiran en esa gran película (una de mis favoritas) de Win Wenders “El cielo sobre Berlín” y sale, incluso, la gran Natassja Kinski.

Ale chicos y chicas pasar buen finde y reformulando la consigna del gran Stevie Wonder “Si bebes pilla taxi”.

Arte & sociedad

Una serie de apuntes que vienen en la prensa de hoy y que tienen absoluta relación con el arte en sus diferentes expresiones.
Lo primero constatar que el arte amansa a las fieras y alegrarme por Barceló, cerrando bocas en un país donde se discute por el dinero si es para arte pero no para recalificación de terrenos.

Segundo sonrisa de complicidad por el Goya que le darán a Jesús Franco. Esta bien que se reconozca a pioneros y outsiders de nuestro cine, me alegro por que, aunque no he tenido el placer de ver una de sus películas, conozco gente que me ha hablado bien de su cine, un cine sin pretensiones (freak por que no decirlo) pero de culto y al que esta bien que reconozcan antes que a cualquier cineasta estirado y serio (de esos hay unos cuantos en este país) que quieren contar mucho y no cuentan nada.

Y tercero alegrarme a medias con el éxito del cómic Arrugas y los premios que esta cosechando, siempre es bueno para el cómic de este país y cómic en general. Pero la alegría es a medias cuando uno oye de boca de uno de los responsables de la edición “cumple una labor fundamental de divulgación, ha dotado a un medio que tenía una consideración puramente infantil de un barniz cultural y de prestigio que no tenía”. Me duele por que desde los propios profesionales del cómic se tiene tan poco respeto por este medio que parece que solo las obras mal llamadas “adultas” valen. Este medio ha tenido, tiene y tendrá prestigio siempre que uno no se quede en los tópicos. Bueno es un tema del que no quiero discutir más, quien me conoce sabe mi postura.

Macca y la vanguardia

Han publicado hoy que Paul McCartney tiene en su posesión una pieza inédita experimental de los Beatles, “Carnival of light”. Y sí, la pieza es inédita por que hasta ahora no ha salido en antología alguna por deseo expreso del resto de miembros (Harrison y Starr la vetaron para el megarecopilatorio “Anthology”) . Pero los conocedores de los Fab Four sabían o saben de su existencia. El autor de uno de los mejores o el mejor libro sobre el legado de los de Liverpool, Ian McDonald, comenta, en “Revolución en la mente” , la existencia de esta pieza de la que dice que “los Beatles se limitaron a improvisar todos a la vez, grabando sin pensarselo demasiado, y confiando en los efectos del Arte Instantáneo de la cinta de eco para producir algo apropiadamente “guai”.” Es decir que viene a ser una gran empanada sin mucho sentido, intentando darle validez en comparación con la vanguardia (musique concrète) y el free-jazz. Como apunta, de nuevo McDonald, ” Carnival of light, una pieza libre sin ritmo ni tono fue instigada y dirigida por McCartney, dieciocho meses antes de Revolution 9, de Lennon. Por esta razón, como mínimo, McCartney se siente orgulloso de ella y aparentemente todavía ansía que llegue a dominio público.”

Ahí queda.