Sus Satánicas Majestades

En uno de esos momentos que me da por reflexionar, son pocos, hace tiempo pensé que pocos grupos pueden presumir de tener cuatro obras maestras seguidas. Me explico, los Stones para mí tienen cuatro obras maestras que las hicieron seguidas y, encima, en ¡cuatro años! Toma simetria. Por supuesto hablo de “Beggars Banquet” (1968), “Let It Bleed” (1969), “Sticky Fingers” (1971), y “Exile On Main Street” (1972). Esos cuatro discos, a pesar de lo notables que me parecen “Afermath” (1966) y “Between The Buttons” (1967), contienen todo el germen de lo que hizo tan grandes a los Stones. Además de lo que decía, que pocos grupos y/o artistas pueden presumir de ese hecho, el haber grabado cuatro obras maestras seguidas. Ni los Beatles, que para mí tienen varias obras maestras, incluso más que los Stones, pero no cuatro seguidas (tienen tres, “Rubber Soul”, “Revolver” y “Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band”). Quizá Dylan en los discos que van desde “Bringing It All Back Home” a “John Wesley Harding”, o Stevie Wonder desde “Music Of My Mind” hasta “Songs In The Key Of Life” (en este caso ¡cinco discos!). Pero grupos es muy difícil, por no decir casi imposible, decir un grupo que haya no solo sacado cuatro obras maestras sino que además lo haya hecho de forma seguida. Y es que los Stones, como se ha dicho muchas veces maliciosamente, estaban en vena.

Esos cuatro discos son el mejor catálogo de lo buenos que fueron los Stones. De todo lo que supusieron para la música. Son rock and roll del bueno. De ese que nace de la entrepierna, que huele a roncha de sudor, a whisky (del bueno), sexo, juerga, resaca, etc. Esos discos son un tratado de rock cabrón y drogata (en esa época Richards era una farmacia); de amor y sexo cantado, borracho of course, a las 5 de la mañana en cualquier taberna de mal vivir. Esto era “rock and roll way of life” y no lo que hacen los pijos de los Strokes.

Esos discos muestran como unos inglesitos de clase media se mamaron toda la tradición popular americana (blues, country, rock and roll, soul, folk, etc) para “vomitarla” en esos cuatro discos míticos. Como digo hay rock urgente; rock bailable; rock y country-rock beodo; soul-rock; experimentos, con resultados concretos, de rítmicas caribeñas o latinas; blues pantanoso; etc. Esto era a lo que se refería, creo yo, Gram Parsons (gran amigo de Keith Richards) cuando decía aquello de “Cosmic American Music“.

La cosa empieza en el grandioso “Beggars Banquet”, piedra de toque del cambio de rumbo de estos muchachos, aún con Brian Jones en sus filas. Después vendría su expulsión del grupo y su muerte en extrañas circunstancias. Lo que podría suponer una losa, Jones era un gran multiinstrumentista y arreglista, se convierte en una, extraña, baza. Ya que su ausencia les obliga a contar con múltiples colaboradores. Y que colaboradores. Gente como Ry Cooder, Billy Preston, Al Kooper, Nicky Hopkins, etc. Amén de la mención de Mick Taylor, guitarrista de los Bluesbreakers de John Mayall, que empieza de colaborador y termina en la banda (hasta 1975). Su trabajo en estos tres discos restantes le convierten en uno de mis Stones favoritos (en parte debido a ese temazo, de mis favoritos, que es “Can´t You Hear Me Knocking). Tampoco querría dejarme el mencionar la magnífica sección rítmica de los Stones, a los grandes Charlie Watts (probablemente el mejor bateria de los 60 junto con Keith Moon y Ringo Starr, si Ringo Starr) y Bill Wyman. Hacen un trabajo impresionante en estos discos. Toda banda nueva que quiera dedicarse al rock, que se “mamen” esto que es el puto abc. Exprimen, en estos discos, todo lo que podía dar de sí, en esa época, el rock and roll.

Estos discos son el motivo por el que los Stones tienen el respeto de un enorme número de gente, el mío al menos. Yo no sé elegir entre ninguno de los cuatro. Todos me gustan y a todos, por a o por b, les tengo mucho cariño. Son la cumbre de su carrera. Después de esto vendría la lenta decadencia hasta convertirse en una marca comercial y pasar de músicos a “showmans” y empresarios. Pero por estos cuatro discos es por lo que precisamente se les perdona casi todo.

Anuncios

5 Responses to Sus Satánicas Majestades

  1. JLO says:

    son poderosos los rolling, los discos q nombras tiene temas fundacionales en su carrera…igual como sabes lo mio es el litigio y no hay como los beatles MASTER…y Lennon en primer lugar… salu2

  2. Juanjo RB says:

    Uff, pues ahí no vamos a discutir. Soy más de Beatles, aunque son más pop, que de Stones.Pero como dice la frase, "Al Cesar lo que es del Cesar".

  3. the thief says:

    Odio ser el típico comentarista que da su opinión sin que nadie se la pida antes pero…I, II, III y IV de Led Zeppelin.

  4. the thief says:

    Ah, y en 3 años.

  5. Juanjo RB says:

    Touché. Aunque, yo el Led Zeppelin III no se si lo pondría como obra maestra (a pesar de ese temazo "Since I´ve Been Loving You").Luego ya están las apreciaciones subjetivas. Para mí los 4 primeros discos de Echo And The Bunnymen ("Crocodiles", "Heaven Up Here", "Porcupine" y "Ocean Rain") me lo parecen. Pero esto ya es mucho más subjetivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: