Odradeks

Lugar: autobús línea Zaragoza – Huesca.

Me encuentro en el autobús que va a Huesca y llega sobre las 5. Voy leyendo el irónico, divertido y surrealista libro de Vila-Matas “Historia abreviada de la literatura portátil“. A mi izquierda está sentado un hombre orondo con una papada impresionante, creo que nunca había visto una papada así. Voy leyendo y sesteando a ratos. Siempre que voy en el autobús no puedo evitar oír algunas conversaciones de la gente. Delante mío dos chicas/mujeres charlan sobre casarse, comprar pisos, etc. Por detrás un grupo de chicas y chicos de veintipocos años charlan sobre el fin de semana que les espera (intuyo que van a la montaña), con bastante fiesta por lo visto. Me quedo escuchando un momento, entonces me parece reconocer a una de las chicas de delante mío. No estoy seguro pero cuando estoy entrando a Huesca me doy cuenta que sí, es la chica que creía que era. Estudió conmigo en el instituto. En ese momento pienso en todo lo que me separa de ella. Es decir, tenía (tiene) un año más que yo y se la ve que ya tiene su vida “centrada”. También pienso que no es el tipo de vida que quiero para mí, con 28 años aún no. Luego pienso en los chavales que se van de fin de semana, que están en ese punto en que crees que eres el “centro del mundo” y el mañana no importa. Ahí estoy yo, entre una gente asentada y otra que les da relativamente igual lo que vendrá dentro de una semana. Realmente puede ser una paradoja de mi vida.

Cuando estamos llegando pienso que no me apetece saludar a la chica de delante. Saldré antes y no se dará cuenta. Seguramente ni se acordará de mí. Pero lo principal es que me resultan extraños estos encuentros con gente conocida (que no amigos/as ni colegas antiguos/as). Gente con la que sólo te unía un contexto determinado, perdido ese contexto podríais pasar por “extraños”. Fingimos no darnos cuenta o seguimos viéndonos en un momento pasado (aunque ni esa persona ni tú sois ya los mismos). Pues eso que a veces me resulta extraño, incluso hasta molesto, saludar a según que personas. Forzar que te interesas por lo que hace cuando seguramente te da mas bien lo mismo y ves como esa persona pone cara de querer dejarte cuanto antes. A eso me refiero.

Todo esto iba pensando de camino a casa una vez bajado del bús. Cuando me asalta que quizá estas situaciones incómodas podrían ser mi Odradek. Quién sabe. La verdad, creo que esto no quedaría del todo mal en un post del blog.
Anuncios

2 Responses to Odradeks

  1. E. says:

    http://www.enriquevilamatas.com/obra/l_haliteraturaportatil.html(una variante en blog de la Historia abreviada, ehcha por el propio V-M)

  2. Espectro says:

    mola tu reflexion :)enhorabuena por escribirla (suelen ser tb de esas cosas que piensas en el mismo momento, y por la tarde ya se te ha olvidado :D)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: