Teenage Fanclub – Shadows

Habrá gente que le dará igual y su nuevo disco no es ningún acontecimiento en la industria musical, pero para mí siempre es una buenísima noticia un nuevo disco de Teenage Fanclub. Soy muy fan de este grupo escocés que lleva, desde principios de los noventa, haciendo las mejores canciones pop de estos últimos 20 años (pocos grupos pueden presumir de tener un catálogo como este), aunque suene a sacrilegio.

La cuestión es que vuelven con un nuevo disco después de un lapso de 5 años (su último disco fue “Man-made“) y sí, no inventan nada. No innovan nada. Pero es que yo a estos artesanos pop (si a algún grupo se le puede encasquetar esta etiqueta es a ellos) simplemente (¡¿simplemente?!) ya les pido buen hacer, buenas canciones. Y en eso nunca fallan (sean sus discos más o menos regulares). Siguen con el POP (así con mayúsculas) clásico y de aire más reposado que empezaron en “Songs Of Northern Britain“, atrás quedó el “power pop” (que nadie espere, a estas alturas de función, un tema como “Radio” o como “Star Sign”). En una primera escucha parece que los arreglos son menos evidentes o suntuosos (aunque “Baby Lee” es una maravilla que desde ya se puede considerar otro clásico de su repertorio); que el disco, quizá por ese título, puede parecer algo más sombrío en algunos momentos o que no hay canciones tan instántaneas o singles muy evidentes. Pero eso es en una primera escucha, después, sin darte cuenta, te ¿sorprendes? por la calle tarareando “Baby Lee” o “When I still have thee” y ves que todo sigue ahí. Nada ha cambiado realmente aunque se perciban leves matices, que siguen las grandes canciones como “Sometimes I don’t need to believe in anything”,  “Baby Lee”, “Into The City”, “Dark Clouds”, “When I Still have thee”, “Live with the seasons” o “Sweet Days Waiting”. No será disco del año, no saldrá en casi ninguna lista (desgraciadamente… para esas listas), no cambiará tu vida (como si podían hacerlo “Bandwagonesque“, “Thirteen” o “Grand Prix“), no es su mejor disco (tampoco el peor aunque, ¿tienen algún disco malo estos tipos?) pero “Shadows” será una gran banda sonora para los meses que se aproximan. Este disco de Teenage Fanclub es como esas tardes o noches de verano con amigos en las que parece que no pasa nada pero cuando estás en tu casa, al final del día, dices “ha sido un buen día, seguro que en el futuro echaré de menos días como estos”.

Pinchando en la imagen hay un enlace al disco en Spotify

P.D. Lo que menos me gusta es la portada. La verdad es que les ha quedado un poco fea. Pero la verdad es que ya en los últimos discos no han demostrado, para mi gusto, demasiado tino con las portadas. Aquí si que se hace fiel el dicho de que “la belleza está en el interior“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: