Maridos y mujeres

¿Cómo saber que te estas haciendo mayor? ¿Por qué te da por ver obras en la calle?, bueno eso sería porque te estas convirtiendo en un abuelo. No, para mí, saber que te estas haciendo mayor (entrando en la verdadera madurez) es cuando te empieza gustar o entiendes bien “Maridos y mujeres” de Woody Allen.

A ver, desde hace años me gusta Woody Allen. “Annie Hall” es una de mis películas favoritas tiempo ha y siempre me encantaron otras muchas suyas (“Hannah y sus hermanas”, “El dormilón”, “Misteriosos asesinato en Manhattan” o “Broadway Danny Rose”, por poner algunas) pero “Maridos y mujeres” era una de sus películas que no me acaba de llegar. El tema de la relaciones maritales  y sentimentales siempre ha estado muy presente en gran parte de la filmografía de Allen (pero en muchos casos no era el único centro, como pasa en “Misterioso asesinato en Manhattan” por ejemplo) pero en esta era un eje tan evidente y se veía tan… viejuno. Sí, me parecía una película de viejunos (y la verdad, me lo sigue pareciendo). Cuarentones y cincuentones en crisis; pufff,  no conseguía sentirme involucrado, la verdad. Encima su cámara en mano (recurso copiado por muchos cineastas en los noventa que intentaban hacer supuestas películas maduras), a pesar de ser un estilo que me suele gustar, aquí me acababa cansando. Tampoco me acababa de llegar el mostrar las tripas de lo que estaba siendo una relación en crisis (Allen – Farrow), aunque suele ser interesante eso de exorcizar demonios a través del arte.

Pero, ya hace unos años, empecé a apreciar cada vez más esta película. Empecé a ver hacía lo que, en muchos casos, vamos; a entender muchas de sus escenas; a verme (o ver gente) reflejado en algunas actitudes, formas de ser o estilo de vida (ese aire urbanita tan propio de la clase media aunque eso está en casi todas las películas de Allen); a conocer gente que está cercana a esas edades (aunque yo aún este lejos); a, en definitiva, darte cuenta que (estemos o no casados) muchos podemos terminar siendo “Maridos y mujeres”. Sí, cuando entiendes “Maridos y mujeres” es que, poco a poco, puedes terminar por convertirte en tus padres. Enhorabuena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: