Maridos y mujeres

¿Cómo saber que te estas haciendo mayor? ¿Por qué te da por ver obras en la calle?, bueno eso sería porque te estas convirtiendo en un abuelo. No, para mí, saber que te estas haciendo mayor (entrando en la verdadera madurez) es cuando te empieza gustar o entiendes bien “Maridos y mujeres” de Woody Allen.

A ver, desde hace años me gusta Woody Allen. “Annie Hall” es una de mis películas favoritas tiempo ha y siempre me encantaron otras muchas suyas (“Hannah y sus hermanas”, “El dormilón”, “Misteriosos asesinato en Manhattan” o “Broadway Danny Rose”, por poner algunas) pero “Maridos y mujeres” era una de sus películas que no me acaba de llegar. El tema de la relaciones maritales  y sentimentales siempre ha estado muy presente en gran parte de la filmografía de Allen (pero en muchos casos no era el único centro, como pasa en “Misterioso asesinato en Manhattan” por ejemplo) pero en esta era un eje tan evidente y se veía tan… viejuno. Sí, me parecía una película de viejunos (y la verdad, me lo sigue pareciendo). Cuarentones y cincuentones en crisis; pufff,  no conseguía sentirme involucrado, la verdad. Encima su cámara en mano (recurso copiado por muchos cineastas en los noventa que intentaban hacer supuestas películas maduras), a pesar de ser un estilo que me suele gustar, aquí me acababa cansando. Tampoco me acababa de llegar el mostrar las tripas de lo que estaba siendo una relación en crisis (Allen – Farrow), aunque suele ser interesante eso de exorcizar demonios a través del arte.

Pero, ya hace unos años, empecé a apreciar cada vez más esta película. Empecé a ver hacía lo que, en muchos casos, vamos; a entender muchas de sus escenas; a verme (o ver gente) reflejado en algunas actitudes, formas de ser o estilo de vida (ese aire urbanita tan propio de la clase media aunque eso está en casi todas las películas de Allen); a conocer gente que está cercana a esas edades (aunque yo aún este lejos); a, en definitiva, darte cuenta que (estemos o no casados) muchos podemos terminar siendo “Maridos y mujeres”. Sí, cuando entiendes “Maridos y mujeres” es que, poco a poco, puedes terminar por convertirte en tus padres. Enhorabuena.

Anuncios

Cartografía Cinematográfica

“Nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína.” Groucho Marx

Siguiendo los pasos del post anterior pues me saco de la manga este. Y es que parafraseando a Santi Carrillo en la “Roquelux” de este mes “Perdonen tanto freakismo, pero ya que hacemos la gracia, la haremos completa”. Como alguién me había comentado en algún lado de hacer uno de cine, ¡ale aquí esta! Los criterios son basicamente los mismos que en el anterior. Aunque en este si pongo películas tanto extranjeras como españolas. Me ha dolido dejar fuera películas de alto contenido nostálgico como las trilogías de Indiana Jones, La Guerra de la Galaxias o ,Regreso al Futuro además de las 2 partes de Los Cazafantasmas (magníficas todas ellas para una tarde de domingo). Pero había que hacer un equilibrio entre nostalgia y mi propio criterio artístico-vital. Bueno, me dejo de largas introducciones y aquí van mis 50 películas favoritas:

  1. Una Noche en la Ópera (1935) de Sam Wood
  2. El Tercer Hombre (1949) de Carol Reed
  3. La Muerte Tenia Un Precio (1965) de Sergio Leone
  4. 2001: Una Odisea En El Espacio (1968) de Stanley Kubrick
  5. Dos Hombres y un Destino (1969) de George Roy Hill
  6. El Padrino (1972) de Francis Ford Coppola
  7. El Golpe (1973) de George Roy Hill
  8. El Padrino II (1974) de Francis Ford Coppola
  9. Tarde de Perros (1975) de Sidney Lumet
  10. Taxi Driver (1976) de Martin Scorsese
  11. Annie Hall (1977) de Woody Allen
  12. Apocalipse Now (1979) de Francis Ford Coppola
  13. Un Hombre Lobo Americano En Londres (1981) de John Landis
  14. Blade Runner (1982) de Ridley Scott
  15. Reencuentro (1983) de Lawrence Kasdan
  16. El Sur (1983) de Víctor Erice
  17. El Color del Dinero (1986) de Martin Scorsese
  18. El Cielo Sobre Berlín (1987) de Wim Wenders
  19. Amanece Que No Es Poco (1988) de José Luís Cuerda
  20. Bitelchus (1988) de Tim Burton
  21. El Padrino III (1990) de Francis Ford Coppola
  22. Muerte Entre Las Flores (1990) Joel y Ethan Coen
  23. The Commitments (1991) de Alan Parker
  24. Reservoir Dogs (1992) de Quentin Tarantino
  25. Atrapado Por su Pasado (1993) de Brian DePalma
  26. Un Mundo Perfecto (1993) de Clint Eastwood
  27. Atrapado en el Tiempo (1993) de Harold Ramis
  28. Chungking Express (1994) de Wong Kar Wai
  29. Pulp Fiction (1994) de Quentin Tarantino
  30. Sospechosos Habituales (1995) de Bryan Singer
  31. Antes de Amanecer (1995) de Richard Linklater
  32. Heat (1995) de Michael Mann
  33. Beautiful Girls (1996) de Ted Demme
  34. Martin (Hache) (1997) de Adolfo Aristarain
  35. Los Amantes del Círculo Polar (1998) de Julio Medem
  36. Gato Negro, Gato Blanco (1998) de Emir Kusturica
  37. El Gran Lebowski (1998) de Joel y Ethan Coen
  38. El Milagro de P.Tinto (1998) de Javier Fesser
  39. La Chica del Puente (1999) de Patrice Leconte
  40. El Camino a Casa (1999) de Zhang Yimou
  41. El Club de la Lucha (1999) de David Fincher
  42. Alta Fidelidad (2000) de Stephen Frears
  43. Memento (2000) de Cristopher Nolan
  44. Jovenes Prodigiosos (2000) de Curtis Hanson
  45. Mulholland Drive (2001) de David Lynch
  46. Los Tennebaums (2001) de Wes Anderson
  47. Ciudad de Dios (2002) de Fernando Meirelles y Kátia Lund
  48. Lost In Translation (2003) de Sofia Coppola
  49. The Life Acuatic (2004) de Wes Anderson
  50. Olvídate de Mí (2004) de Michel Gondry

Estas son las mías, ¿las tuyas?

Who watches the adaptions?

Ayer estuve en el cine viendo la esperada adaptación al cine de Watchmen. Después de verla cabe preguntarse ¿Eran infundados los temores de Alan Moore? Pues hay que decir que no, no lo eran.

A ver, por partes. La película es un fallido intento por captar el espíritu y virtudes del cómic que la inspira. Pero condensar en 2 horas y media la gran cantidad de niveles de lectura y tramas secundarias, inconexas al principio, del cómic y que resultan unirse de forma magistral al final es muy difícil (por no decir imposible). El cómic es un encaje de bolillos, la película (sobretodo la última hora) parece estar cogida por alfileres. Son muchas de estas tramas y detalles los que dan sentido y valor al cómic. Durante casi la primera hora la adaptación va de una forma casi literal pero a partir de ahí, conscientes que no pueden hacer una película de 5 horas, la cosa se acelera, las tramas planteadas se resuelven apresuradamente y, para el que no haya leído el cómic, sin mucha lógica.

La película en su intento de no destrozar el espíritu del original acaba sucumbiendo a convertirlo en una mera película de superhéroes donde creen que adulto significa más gore y sexo (la escena del “polvete” es tan agradecida como innecesaria además de casi más propia de serie b). Los personajes pierden muchos matices y profundidad, como Veidt y el Dr. Manhattan. (NO SEGUIR LEYENDO SI NO HAS VISTO LA PELÍCULA) Si que es interesante que se elija a este último, el Dr. Manhattan, como el factor que “provoca” la catástrofe final. Más que nada por que en el cómic el desastre final es la conjunción de una gran cantidad de tramas que confluyen de forma milimétrica dotando todo de sentido. Aquí por falta de tiempo y metraje eso era completamente imposible. Pero una vez planteado esto, es vergonzoso que en el cómic terminan por asumir el “triunfo” de Veidt y aquí se niegan a aceptarlo de forma pueril. Dejando un final dubitativo y fofo (YA SE PUEDE PROSEGUIR LEYENDO).

En aspectos más técnicos es reseñable, negativamente, lo del maquillaje de Nixon (de Muchachada Nui, Dani dixit) o los trajes de los protagonistas que oscilan entre lo crute y lo “kitsch”. Lo de la banda sonora también tiene delito al coger canciones magníficas todas ellas, por otra parte, pero bastante manidas. También resulta irritante esa forma de rodar las escenas de lucha con cámara superlenta. Algo que ya utilizaba el director en la sobrevaloradísima 300, y que se trata de un recurso heredero de Matrix que podría ser cool hace 8 años pero ahora esta más pasado que el minidisc.

Esto puede confirmar la dificultad de adaptar una obra díficil e innovadora. Pero el cine ya ha demostrado poder adaptar de forma muy interesante novelas “difíciles” como fueron los casos de El Almuerzo Desnudo (de William Borroughs), Crash (de J.G. Ballard) o Tristan Sandy (de Laurence Sterne) por poner algunos ejemplos. También puede confirmar lo que afirmaban hace unos años Eric Frattini y Óscar Palmer en su Guía Básica del Cómic: “El cine, la literatura y los cómics comparten la capacidad de tratar con igual convicción tanto el drama, como la comedia, la intriga como la ciencia ficción, pero los superhéroes solo pueden ser retratados con un mínimo de solidez a través de las viñetas, quedando completamente ridículos en cualquier otro medio”. En este caso habría que darles la razón.
De todas formas Cristopher Nolan demostró que se puede adaptar el espíritu de un personaje y una obra en El caballero oscuro de forma convincente. En esta se valen de la etapa de Frank Miller en el personaje para hacer una buena película, para nada una obra maestra como algunos han querido vender, que aunque los cómics siguen superándola si es una más que digna pseudoadaptación.

Por ello apesar de tanta dificultad yo creo que podría ser adaptada convincentemente. Esto me vuelve a hacer creer que la idea de una serie, bien producida, en 12 capítulos de Watchmen podría haber sido más interesante. Muchas veces no falta verismo, ni ideas sino tiempo en las adaptaciones (condensar en 2 horas y media Watchmen es, ciertamente, osado). Pero todo esto último comentado ya entra en la imaginación y cábalas de cada uno.